- LA PRIORIDAD DE INVERTIR EN LA INDIA



Se puede considerar a la India como un mercado con potencial de primera magnitud, aunque haya que tener siempre en cuenta que no constituye un mercado homogéneo y agrupado por su tamaño y por la diversidad étnica, religiosa, cultural y social del país. Tampoco se trata de un mercado maduro, pero sí de un país que ya está abocado a industrializarse, modernizarse y urbanizarse.

Otras bazas de la India es su sistema político democrático, la estabilidad macroeconómica, unos costes laborales moderados y una mano de obra de lengua inglesa cualificada.

Todo esto hace de la India un mercado con potencial para la inversión extranjera en muchos sectores, pero especialmente destaca para las tecnologías de la información, la I+D y los servicios para las empresas.
Con respecto al momento económico, el Producto Interior Bruto está creciendo datos pronosticado por el Gobierno, suficiente como para asegurar que la economía se mantenga en el grupo de las que más crecen del mundo.

Desde cifras cercanas al 10% en 2007, en el año 2008 se registro una tasa de crecimiento del 6,1%, y en el año 2009 registro una tasa de crecimiento económico desacelerada a un 5,7% debido a la recesión.
El pronóstico de la economía India espera un crecimiento del 8,8% datos ofrecidos por el FMI para 2010.

En 2011, el informe del FMI ha proyectado posiblemente un crecimiento más lento del 8,4% para la economía india.

La tercera mayor economía de Asia ha salido de una recesión económica que resultó de la crisis financiera mundial. La recuperación fue ayudada en parte por el estímulo fiscal y monetario ofrecido por el gobierno y el banco central. El Banco de Reserva de la India aumentó las tasas clave de política en 25 puntos básicos.

En su semestral World Economic Outlook, El FMI dijo que el consumo se intensifique mejorando el mercado laboral. La inversión recibirá un impulso de los grandes beneficios obtenidos, el aumento de la confianza empresarial y las condiciones de financiación son muy favorables.

La inversión extranjera
A pesar de que los flujos globales de inversión en el mundo han declinado en el año 2008-2009, en la India la Inversión Extranjera Directa (IED) aumentó en un 85%, un crecimiento que ya representa en volumen la mitad de la inversión que recibe el otro gigante asiático: China, y que lo hace posicionarse como uno de los principales destinos para la inversión.

Los inversores de los Estados Unidos, Reino Unido o Japón sitúan a este país entre los cinco de mayor potencial para la IED. Los países de nuestro entorno más cercano, los socios de la UE, también a lo largo de los últimos años han ido incrementado la inversión de sus empresas en la India, pero con respecto al caso de España, tanto la inversión como los flujos comerciales todavía distan mucho del verdadero potencial económico que representan ambos países. Así, según los datos de las estadísticas de la Secretaría de Estado de Comercio, la inversión española neta acumulada en la India asciende a 283 millones de euros.

Salvo un reducido número de empresas españolas pioneras, sobre todo del sector de la automoción, que se implantaron en la década de los años 90, las grandes compañías españolas solo han comenzado a operar en este mercado en los últimos años. No obstante, la India ofrece un especial interés para el empresariado español porque cuenta con un modelo de crecimiento económico muy sustentado en la demanda interna, que ha de cubrir sus carencias en infraestructuras, energía y medio ambiente, sectores en los que las empresas españolas han acumulado experiencia.

Con el objeto de facilitar las relaciones bilaterales, entre España y la India hay firmados tanto un Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, en vigor desde diciembre de 1998, como un Convenio para Evitar la Doble Imposición y el Fraude Fiscal, firmado en Nueva Delhi y operativo desde enero de 1995.

El marco legal para las inversiones extranjeras es la Ley de Control de Cambios (Foreign Management Act) de 1999. La inversión denominada por ruta automática no precisa autorización previa del Gobierno ni del Reserve Bank of India (RBI), salvo en sectores concretos, en cuyo caso sí se necesita. El sistema de ruta automática en la práctica significa que solamente hay que informar de la inversión al RBI.

Incentivos a la inversión
Exenciones fiscales en forma de deducciones están disponibles para distintos tipos de inversiones. En general, las exenciones incluyen incentivos a sectores, principalmente aquéllos que señalan las autoridades como prioritarios en un determinado momento para la economía del país. Además, los incentivos también se aplican a las industrias que se localizan en áreas o regiones especiales.

Se conceden cinco años de vacaciones fiscales para las empresas que trabajen en el desarrollo, gestión o mantenimiento de infraestructuras de transporte y comunicación, suministro y tratamiento de aguas y de residuos sólidos. Pasados los cinco años pueden acogerse a reducciones de la base imponible de los beneficios obtenidos.

También se contemplan 10 años de vacaciones fiscales para las empresas de generación y distribución de energía; y deducciones de la base imponible para ejercicios posteriores.

Para las empresas proveedoras de servicios de telecomunicaciones están previstos cinco años de vacaciones fiscales y reducciones impositivas para los siguientes cinco años. En la misma línea de incentivos fiscales, aunque con especificidades concretas para cada caso, están los parques industriales existentes y las empresas establecidas en las regiones menos favorecidas, así como las que se dedican a la producción comercial o el refinado de petróleo, las que llevan a cabo proyectos inmobiliarios aprobados bajo determinadas condiciones y para sociedades y fondos de capital riesgo.

Además, la India cuenta con una política de incentivos específicos a escala regional para estimular la inversión y atraer capitales. Estas ventajas pueden estar programadas bien por el propio estado, que pretende hacer más atractivo su territorio frente al resto del país, o por el Gobierno, que pone su punto de interés en el desarrollo de las zonas menos favorecidas. Así, los diferentes estados pueden financiar un cierto porcentaje del capital fijo de cada proyecto o conceder la exención o el retraso en el pago de los impuestos sobre las ventas, o incluso la exención del impuesto sobre la electricidad y la congelación de la tarifa, etc.

Algunos estados ofrecen incentivos a la pequeña y mediana empresa o a aquéllas que están catalogadas como High Priority Industries en su legislación, en cuyo caso las facilidades son las siguientes:
  1. Tipo de interés concesional para préstamos.
  2. Preferencia de artículos fabricados por pequeñas y medianas empresas en las compras realizadas por el Gobierno y las organizaciones semigubernamentales.
  3. Concesión preferencial de suelo y locales comerciales para pequeñas y medianas empresas en áreas industriales.
Además, determinados estados han simplificado el procedimiento de aprobación de inversiones mediante la creación de una ventanilla única.

Agencias de apoyo a la inversión
En la India no existe un único organismo que centralice la promoción, atracción y mantenimiento de la inversión extranjera. Lo que existen son distintas instituciones de ámbito nacional o de los diferentes estados que facilitan el proceso de inversión en sus áreas respectivas de actuación. A escala estatal existen dos secretarías que controlan la inversión extranjera: la Foreign Investment Promotion Board (FIPB), cuyo cometido específico es agilizar el proceso de aprobación de las propuestas de inversión extranjera, y la Secretariat for Industrial Assistance (SIA), que tiene un servicio de ventanilla única para la atención de los inversores extranjeros y facilita los trámites en los casos en los que se requiere la aprobación del Gobierno.

Hay dos instituciones cuya función es la difusión de información y la atención de consultas en temas referentes a la inversión extranjera: Investment Commission (IC), que promueve la inversión en el país a través de su portal Destination India, y la India Brand Equity Foundation (IBEF), cuya producción de publicaciones e investigaciones muestran al exterior cómo es la economía india y sus ventajas comerciales.

Hay una nueva propuesta por el gobierno que podría asumir nuevas propuestas de Zonas Económicas Especiales (ZEE) a partir del 8 de junio, a la vista de la importancia que han ido cobrando como hubs de exportación.

La reunión de la Junta de Aprobación de las Zonas Económicas Especiales, que examinará las propuestas de creación de zonas económicas especiales y otras solicitudes varias, se celebrará el 8 de junio”, dijo un funcionario del Ministerio de Comercio.

En la última reunión se dio luz verde a cinco proyectos de zonas económicas especiales en las que las empresas se benefician de incentivos fiscales y arancelarios.

Hasta el momento, el gobierno ha dado la aprobación formal para la creación de 574 zonas económicas especiales, de los cuales 353 ya han sido notificadas en diferentes partes del país.

Las exportaciones de las zonas económicas especiales alcanzaron un valor de 220.000 millones de rupias (alrededor de 3.800 millones de euros) en 2009-10, un incremento del 121,29 por ciento desde el último año fiscal.

Por último, ante la dimensión del país, la localización geográfica de la inversión puede ser un factor decisivo, y aunque las diferentes agencias de cada estado ofrecen ayudas similares, los estados y uniones territoriales que tienen un mayor interés desde el punto de vista de la inversión son: Maharashtra, Andhra Pradesh, Tamil Nadhu, Gujarat, Delhi, Uttar Pradesh y Haryana.
Fuente: Manuel Ruiz - Cocex

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COCEX INDIA NEWS